www.pedromendoza.com
www.pedromendoza.com
www.pedromendoza.com

Ideas para

un pacto educativo

 

 

_____________________________________________________________________________________

 

 

Archivo PDF íntegro: Ideas para un pacto educativo

Charla a profesores de Filosofía, 28 abril 2010.

 

Ideas para un pacto educativo
Ideas para un Pacto Educativo.pdf
Documento Adobe Acrobat [186.8 KB]
 

Para imprimir los archivos originales  en din-A4, seguir estos pasos:

 

  1. Clic con botón derecho del ratón en el icono de archivo PDF
  2. Clic con botón izquierdo del ratón en “Guardar enlace como
  3. Elegir ubicación del archivo en tu propio PC
  4. Clic con botón izquierdo del ratón en “Guardar
  5. Clic con botón izquierdo del ratón en flecha (barra de abajo)
  6. Clic con botón izquierdo del ratón en “Mostrar en carpeta (una de las opciones)
  7. Doble clic izquierdo para abrir archivo ya ubicado (con Adobe Acrobat)
  8. Elegir página(s)  a imprimir, o, en su caso, el archivo entero.

 

 

Ideas para un pacto educativo

 

Pedro Mendoza Gonzalo, profesor de IES  (marzo 2010)

—Charla a Profesores de Filosofía en IES,  28-abril-2010—

 

 

 

                                                                                                                Páginas

 

 

CRITERIOS PREVIOS..................................................................................... 2

 

 

  • RATIO DE AULA..................................................................................... 3

 

 

  • GRUPOS DE ALUMNOS POR APTITUDES.......................................... 3

 

 

  • NO A LA PROMOCIÓN AUTOMÁTICA................................................. 4

 

 

  • LÍNEA DIVISORIA ENTRE RECREO Y AULA....................................... 5

 

 

  • FORMACIÓN DEL PROFESORADO, EN HORARIO DE CENTRO...... 5

 

 

·       AULAS CON MEDIOS TÉCNICOS.................................................. 6

 

 

·       AIRE ACONDICIONADO, YA........................................................... 6

 

 

·       ACABAR CON LA IMPROVISACIÓN LEGISLATIVA...................... 7

 

 

 

 

 

 

CRITERIOS PREVIOS

 

En esta síntesis expositiva, no me detengo en parámetros ideológicos globales (que pueden explicitarse en el diálogo posterior) y trato de situarme casi exclusivamente como profesor de IES. Como docentes que somos, llevamos muchos debates en nuestro sistema nervioso, pero, al final, las aulas no mejoran significativamente por nuestros debates, ni en su contexto ni en sus resultados. Por eso, me arriesgo a la concreción, que es la terminal de la ideología. Este enfoque no es nada novedoso, ya los positivistas de hace casi dos siglos decían: “ascendamos a lo concreto”. Yo no me considero adscrito a ninguna escuela filosófica, aunque aprendo de todas. Tampoco a ningún partido político, aunque siento el compromiso político como ciudadano. Sí estoy afiliado a un sindicato, STEPV (aunque voy poco a reuniones).

 

Lo sublime, pues, en mi síntesis, no sería el conjunto de diseños legislativos (LODE-85, LOGSE-90, LOPEG-95, LOCE-02, LOE-06), sino sus aplicaciones reales, su praxis fáctica, las aulas concretas que saboreamos diariamente durante años y años. Las leyes, por definición, son generalistas, no “aterrizan”: “Hagan ustedes las leyes y déjenme a mí los reglamentos”, sintetizó el experimentado Conde de Romanones (1863-1950), que, además de presidente del Senado y del Congreso, fue tres veces presidente del Consejo de Ministros, bajo Alfonso XIII. Así que me voy a centrar sobre todo en el aula, ese ring personal, que es el núcleo de nuestro producto típico, la expectativa del sistema: “las notas”.

 

Yo creo que los departamentos de filosofía, mientras existamos (esse est percipi: existir es ser percibido—Berkeley +1753), podríamos aportar una insustituible contribución a la educación (y no sólo para hablar de nuestros berrinches, sino para corregir el sistema). Pero debemos acostumbrarnos a separar nítidamente nuestros DEBATES INTERNOS –clarificadores y necesarios- de nuestras PROPUESTAS a la Opinión Pública y a la Comunidad Educativa. Empleo la expresión “comunidad educativa” por decir algo, ya que no la veo por ninguna parte. Voy a mencionar varios puntos que a mí me parecen indispensables en cualquier reforma escolar. En este rato, no hay tiempo para hablarlo todo, es más bien una introducción a la reforma pendiente. Mi intención es hablar tranquilos, sin ansiedad, pues hoy no vamos a arreglar nada. Lo que menos importa es “llevar la razón”, sino comunicarla.

 

Sólo hablo de Secundaria, ESO y BAC, no de Infantil, Primaria o Universidad. En 2010 hará 21 años que estoy en Secundaria (3 en Privada y 18 en pública). Desde 1995, en la provincia de Alicante: 2 años en Benidorm, 7 en Guardamar y 6 en Alicante-ciudad. Antes de 1995, en Madrid. Algunos de estos planteamientos los tengo publicados, en la revista ESCUELA y en un libro, Educación Global, ya (mayo 2003: www.e-libro.net). En las fotocopias tenéis reseña y acceso a los seis libros que tengo publicados, además de artículos varios en www.pedromendoza.com, que hice en 2005 y que, por cierto, tengo que renovar. Mi principal fuente de información es mi propia experiencia y la experiencia de otros, no la legislación. Ofrezco las propuestas independientemente de que sean legales o ilegales. Si alguna fuera ilegal, habría que convertirla en legal: antes que la ley, está la filosofía de la ley.

 

En caso de alto consenso, las ideas que siguen (unos pocos núcleos entre otros posibles) deberían convertirse en el “a-e-i-o-u” de cualquier pacto o reforma que se pretenda “educativa”, en una condicio sine qua non, indispensable. Repetirlos por activa y por pasiva, pues ya tenemos años para saber dónde acaban los pomposos principios educativos sin una praxis decente. Ningún gobierno o sindicato nos arreglará el aula si los mismos docentes de aula no lo propugnamos. Y más inquietante todavía para nosotros, “los filósofos”: si el Poder no hace caso al profesorado global en problemas comunes, ¿cómo nos va a escuchar a los departamentos por separado? Primero, hay que crear una voz del profesorado en activo, una “marca” no endogámica. Y después, una comunicación autónoma, periódica y directa con la opinión pública (sin intermediarios).

 

 

1. RATIO DE AULA

 

REFLEXIONES. Los alumnos de hoy no son los de hace 15 años. Ahora, tienen más dificultades para escuchar, están más okupados por muchas imágenes y “ruido” en el oído. Menos preparados para el silencio, les cuesta más trabajar solos. Valoran menos la autoridad del profesor. Saben un poquito de muchos temas, pero sin profundizar en casi nada. Creen que pueden opinar sobre todo, lo cual no es propio de demócratas, sino de ignorantes. No son ya demócratas por nacer en una democracia, sino niños o adolescentes que deben convertirse en ciudadanos. En todo caso, nuestros alumnos no son una cultura autónoma, sino una expresión del contexto sociológico exterior a las aulas. No son peores ni mejores, sino distintos a otras épocas. Ahora tenemos al 95% de adolescentes en el aula, lo cual potencia la mediocridad (baja “el nivel”) si no acertamos en el modelo.

 

PROPUESTA. Reducir la ratio. Como máximo, 30 alumnos en 1BAC-2BAC25 en 3ESO-4ESO y 20 en 1ESO-2ESO. Es decir, bajar la ratio en razón directa a la dificultad del alumnado. Hay otra forma de hacerlo, la siguiente.

 

 

2. GRUPOS DE ALUMNOS POR APTITUDES

 

REFLEXIONES. Algunos pretendidos expertos, apoyándose en una LOGSE interpretada por ellos mismos, llaman segregación o discriminación a este procedimiento, una especie de apartheid. En mi artículo Cómo atacar el desastre educativo, yo les llamaba “expertos despistados” (ESCUELA, 13-noviembre-2003), y dos profesores, que culpabilizaban del fracaso escolar a los profesores mismos, se sintieron muy aludidos, respondiéndome con lindezas así:

 

“Los listos con los listos, los tontos con los tontos y los psicópatas que se ‘maten’ entre ellos. Así razonan, según Mendoza, nueve de cada diez profesores… Usemos este sistema para mejorar, cambiando lo que haya que cambiar, en lugar de echarle la culpa para acallar nuestra mala conciencia o emplearlo para apoyar abominables ideas segregacionistas” (Roberto Colom y Félix García Moriyón: ¿Expertos despistados?, ESCUELA, 11-diciembre-2003).

 

Yo sólo había escrito que el 90% de los profes estaban de acuerdo con la idea de los itinerarios, y les respondí de nuevo en Diversificación e itinerarios (ESCUELA, 12-febrero-2004), en calidad de Psicopedagogo de IES y profesor de Diversificación. La secuencia fue muy divertida y duró casi todo el curso, participaron incluso desde la Escuela Europea de Luxemburgo:

 

“Respecto a lo que los ‘expertos’ llaman ‘visión segregacionista’: hace más de 20 años trabajaba yo como docente en Holanda, país civilizado y tolerante donde los haya, que clasificaba a sus estudiantes a los 12 años de edad asignándoles el itinerario que mejor conviniera a sus intereses y capacidades. Naturalmente que esta asignación no era definitiva, pero en general se atinaba en la clasificación […] Los ‘expertos’ dicen que la sociedad ‘está pagando a unos profesionales para que hagan un trabajo que no están haciendo’ (se refiere a los profesores, claro, no a los ‘expertos’). Este insulto es injusto…, me parece intolerable” (Consuelo Jiménez Cisneros, Respuesta a “Expertos despistados”, ESCUELA, 8-enero-2004).

 

En resumen, este encendido debate proviene ya de las Comprehensive Schools del laborismo inglés (años 60), que el propio presidente laborista Tony Blair desautorizó públicamente en su momento. Frente al modelo de Comprensividad —¿a qué otro se podía acoger España en 1990?—, está el de Especialización en Centroeuropa (no “Segregación”, que es una manipulación semántica). Los alemanes, por ejemplo, nunca se creyeron que con grupos heterogéneos se pudiera llegar muy lejos. Por eso tienen orientación profesional desde los 12 años y tres bachilleratos bien definidos. Pero aquí en España siguen predicando algunos -cada vez menos- que, con el sistema “comprensivo” del currículo único, se construye más democracia, poniendo a los que quieren y no quieren estudiar en la misma aula, y con el mismo currículo (democracia =igualitarismo =mediocridad). Agítese antes de usarlo y olé. Con niños o jóvenes, ninguna actividad, ni el fútbol, ni los conservatorios, ni las escuelas de danza, ni las academias de idiomas o informática… funcionan así; y nadie les llama “segregacionistas”. Esto sólo lo hacemos en la ESO. Naturalmente que todos somos diferentes, pero tendremos que usar la racionalidad.

 

La Diversificación de la propia LOGSE es, en realidad, un itinerario (aunque siempre se evitó esa palabra en lenguaje oficial), es decir, un currículo distinto para obtener el mismo título de Graduado en ESO. Retomando el tema de la ratio de aula, podríamos comprobar que con alumnos motivados (A) podemos aumentar la ratio y “no pasa nada” (=podemos dar clase). Incluso el grupo C se motivaría si le enseñáramos su nivel “real”, no el que “debería” (currículo oficial). No es un problema económico. El problema económico está ahora: se despilfarra dinero con fracaso escolar creciente porque estamos pedagógicamente ciegos, sometiéndonos a la cuadratura del círculo.

 

 

PROPUESTA. Intentar diversificación estructural en origen (12 años), no a los 16 ó 17 (minoritaria y tardía). Como no tenemos tradición de pluralismo creativo, sino de uniformidad mediocre, tendremos que empezar de alguna manera. Mi propuesta es que, allí donde se pueda y con toda la flexibilidad que aconsejen las circunstancias, se organice a los alumnos desde 1ESO en tres categorías o grupos de referencia (A, B, C) basándonos en el promedio de todas sus calificaciones en el curso anterior: 7-10 (grupo A),  5-7 (grupo B),  0-4 (grupo C). Algunos que van mal en estudios pueden incluso ser atletas de élite. Estas paradojas y otras se irán encauzando si se llega a poner en marcha el nuevo modelo. Pero parece que el criterio más objetivo para sondear el rendimiento individual sería el último promedio global.

 
 

3. NO A LA PROMOCIÓN AUTOMÁTICA

 

REFLEXIONES. El criterio biológico de la edad, como catapulta mecánica hacia cursos superiores, quizá se instituyó con “buena intención” (para no segregar bolsas atípicas de alumnos públicamente fracasados), pero no ha funcionado. El hecho de que un alumno vaya subiendo niveles por edad, no es bien entendido por muchos alumnos y (lo que es peor) por sus propios padres. Este tipo de alumnos puede llegar a 4º de ESO biológicamente, pero no académicamente. En todas las encuestas, la inmensa mayoría de los profesores y profesoras se manifiestan en contra de la promoción automática (PA). Gracias a la PA, en 4º de ESO tenemos alumnos con un nivel de 2º de ESO o menos. El recorrido es bien conocido por el profesorado, víctima de esta desastrosa medida. Poco a poco, el profesor o profesora deviene “colega del alumno” en fracaso escolar:

 

— Yo, todos los años repito —dice el profesor en voz alta.

— Sí, pero a ti te pagan —objetan ellos.

— Eso hacía falta, ser masoca encima —termina él.

 

Un ejemplo:

La “carrera” de un estudiante PA y PIL (por imperativo legal) tiene tres tiempos:

 

 

 

1)    Un alumno suspende todas o casi todas en 3º de ESO (primer año “perdido”).

 

2)    Repite 3º de ESO, pero vuelve a suspender todas o casi todas “porque al año que viene estaré en 4º de todas formas”, lo cual le produce mucha emoción, al alumno y a sus padres (segundo año “perdido”).

 

3)    Está matriculado en 4º, pero es un fraude, un espejismo burocrático. En realidad y académicamente, sigue en 2º (o menos): no recibirá el título de ESO, tiene pendientes, no tiene hábitos de estudio ni control familiar, no tiene nivel (tercer año “perdido”).

 

 

 

 

Lo que se inventó como “mal menor” (que el alumno no quede aislado entre niños más pequeños) se ha convertido en una seudo-solución, en un callejón sin salida. En estos casos, las soluciones de “apoyo” que no vayan acompañadas de una mayor madurez en comportamientos y en conocimientos, no son “soluciones”, aunque quizá cumplan bien las funciones de “guardería” (Asuntos Sociales). Los IES no deben derivar en “guardería de niños grandes”, se les infantiliza y se hace daño al futuro del país, a los propios alumnos y a sus mismas familias. Para este tipo de guardería, habría que crear otros centros o currículos, pero no estropear los IES con “seudo-alumnos”.

 

PROPUESTASuprimir la figura de Promoción Automática (PA) o por imperativo legal (PIL). En todos los casos.

 

 

4. LÍNEA DIVISORIA ENTRE RECREO Y AULA

 

REFLEXIONES. Había tradición, pero se perdió. Se acababa el recreo y se entraba en silencio, por muy precario que fuera. Todavía lo hacen donde entienden de educación, no sólo con niños pequeños, sino con grandes. Yo recuerdo que, en muchos IB de antes, había un conserje por planta (con su mesa respectiva) que tenía a los alumnos metidos y sentados en clase al llegar los profesores. Pero van pasando ahora los años y, en este preciso tema, todo disloque pasa por “normal” (agravado en ESO). Vienen corriendo y gritando por los pasillos, el aula es continuación de la calle. El profesor es “uno más”, no hay que sentarse y callarse por eso, ya nos lo pedirá. Algunas parejas siguen abrazadas y besándose a la puerta del aula o en el aula misma, “ya me pitará el de atrás”…

 

Además, como construyen centros “nuevos” con pasillos estrechos para edades expansivas (así ahorran), tendríamos que hacer algo en los centros para reducir el ruido, los gritos y el desorden. Comenzando por la responsabilidad de abrir la puerta del aula, que en muchos IB antiguos la tenía cada Delegado (no un profesor): nos vamos infantilizando solidariamente… En cada cambio de aula perdemos, de promedio, unos 10 minutos de clase, es decir, una hora diaria. O sea, 170 horas al año, que son 85.000 horas anuales de clase por cada 500 alumnos. Además, en España, tenemos períodos lectivos de 1h (no de 2h o 1h30’ como en Francia, por ejemplo), con lo cual nos movemos todos muchas más veces. En caso de que se quiera conseguir realmente una solución, costaría al menos dos o tres años introducirla en nuestras costumbres, no se consigue sólo “por decreto”.

 

PROPUESTA. Establecer “espacios protegidos”. Señalizaciones visibles, LÍNEAS PINTADAS en el suelo. Numerosos carteles ZONA DE SILENCIO en pasillos de aulas. Determinación clara en el Reglamento (RRI). Y sobre todo, que el profesorado, la dirección, los conserjes, el AMPA, la Cocope y el Consejo Escolar estén convencidos de su utilidad. Porque si no, “apaga y vámonos”.

 

 

5. FORMACIÓN DEL PROFESORADO, EN HORARIO DE CENTRO

 

REFLEXIONESSi muchas empresas serias lo hacen, ¿por qué no aquí? ¿Cuántas empresas tienen 60, 80 ó 100 titulados como un IES?  La sociedad y las Administraciones deben aclararse. ¿En qué quieren educar a sus profesores de adolescentes? ¿O esperan que cada profesor, por su cuenta, se pague sus cursos y sus viajes fuera de sus horas de trabajo después de cinco años de universidad, otros tres ó más de oposiciones y otros cuantos esperando destino definitivo? Lo que quiere un profesor normal —los días en que no prepara clases o corrige exámenes en casa— es olvidarse del IES cuando sale del IES: por terapia. Y aún así, hay muchos profesores que hacen cursos después de trabajar. De momento, en cinco comunidades deben aprobar cursos de lengua (Cataluña, Baleares, Valencia, País Vasco, Galicia). Y además, hay que “ponerse al día” en Informática y TIC, Gestión de centros, Legislación, Grupos específicos (Diversificación, Extranjeros, Mediación), Idiomas, etc. Total, “esto no puede seguir así”. Las Administraciones deben prever, dentro del trabajo docente, momentos de formación.

 

Un fenómeno que se ha repetido mucho en otras épocas –y que todavía existe actualmente- es la proliferación de “cursillos-fantasma” que sólo sirven para tener más “créditos”, aunque no te enseñen casi nada. Suelen estar organizados pensando más en los ponentes que en los asistentes. Es como un festival benéfico “a beneficio de los organizadores del festival”. Hay mucho que aprender como para perder el tiempo en vulgaridades, requisitos o memorias inútiles, pero no lo hemos corregido todavía.

 

La situación actual tiene demasiados ingredientes de chapuza. En Secundaria, la “carrera docente” no existe. Pero se repite públicamente hasta la saciedad que los profesores deben “reciclarse” (dando a entender que la universidad y las propias administraciones habilitan a profesores incompetentes). Se repite en todas las leyes de educación la necesidad imperiosa de que el profesorado continúe su formación hasta la muerte… Pero después —y aquí hay diferencias entre Comunidades—, se obstaculiza de hecho la susodicha formación del profesorado. ¡Qué más queremos los profesores sino progresar en nuestro respectivo campo! Pero no al precio que nos ponen algunos (que no son precisamente profesores de aula).

 

Hay un problema paralelo, las GUARDIAS. Cada profesor, aparte de sus 18 horas lectivas, se convierte en cuidador otras dos, tres o más horas a la semana. Nunca se debe invocar la “necesidad de las guardias” frente a la “necesidad de formación”. Lo que pasa es que nos hemos acostumbrado a todo. Las guardias son una infrautilización profesional del profesorado, no hace falta ser licenciado para vigilar un recreo o un pasillo. Ya hace años que los profesores estamos “ascendiendo a cuidadores” (a costa de nuestros trabajos específicos).

 

PROPUESTA. Formación del profesorado dentro de las 25 horas de su horario semanal. Voluntaria y reglada. Siempre que sea posible, en el propio centro.

 

 

6. AULAS CON MEDIOS TÉCNICOS

 

REFLEXIONESNo hablamos aquí de los barracones ni de los infracentros, para no alargarnos. Sólo de los centros ya constituidos y estables. Si exceptuamos algunas aulas más o menos acondicionadas (Música, Educación Física, Plástica, Informática y unas pocas más), la mayoría de las aulas no tienen instalación de IMAGEN ni SONIDO. Es una indecencia estructural que España no haya sido capaz de acondicionar cada aula con los audiovisuales básicos que tienen en su casa casi todos los alumnos del Estado. Ya pasó lo mismo con las cintas de audio y vídeo (lo nuestro es el desfase).

 

Cada familia tiene, como mínimo, seis de estos instrumentos audiovisuales: transistores de radio, monitores de TV, equipos de música, CD, DVD, teléfonos móviles, inalámbricos, MP3, ordenador de mesa o portátil, Internet, vídeoconsolas… Los 25 alumnos de un aula cualquiera disponen de al menos 150 aparatos audiovisuales en sus casas. Pero cuando vienen al IES, les hacemos entrar en el “túnel del tiempo”: Cuando entran en el aula, salen de su época. Y así, con armarios y librería de aula, pantalla móvil, proyector, alargadores, etc. Todo puede estar bajo llave, pero todo debería ser co-vigilado por los alumnos mismos, si hacemos funcionar su participación y nuestra propia inteligencia organizativa.

 

Aunque casi todos lo hacemos alguna vez, la imagen del profesor o profesora, arrastrando por los pasillos un monitor o un proyector, pertenece al pasado y debería darnos vergüenza. Este desfase técnico enrarece la psicología del alumno y contribuye a su menosprecio consciente o inconsciente del centro donde se encuentra. Y no se arregla redactando “Planes de Convivencia”, sino Planes Técnicos para superar nuestro desfase en recursos.

 

PROPUESTAImagen y sonido a las aulas, ya. Aislamientos acústicos paralelos, para absorber volumen inadecuado. Armario con biblioteca y videoteca, específicas de aula, pasillo o nivel. Comenzar por materiales básicos, no podemos hacerlo todo a la vez. Pero, si no empezamos hoy, no lo tendremos nunca.

 

 

7. AIRE ACONDICIONADO, YA

 

REFLEXIONES. En muchas zonas del territorio español, durante los meses de mayo, junio, julio, agosto, septiembre y octubre (=medio año), no existen condiciones adecuadas para impartir clase en muchas aulas, sobre todo si sus ventanas dan al sol. Incluso en los meses de julio y agosto, cuando ya no hay alumnos, también se utilizan los centros para actividades administrativas, oposiciones de acceso al profesorado, reuniones, mantenimiento u otras.

 

Las universidades también pertenecen al Ministerio de Educación, tienen salas mucho más espaciosas y disponen de aire acondicionado hace años. También tienen aire acondicionado la práctica totalidad de las oficinas del Estado, Autonomías o Ayuntamientos. Y fuera de las Administraciones, también en restaurantes, bares, farmacias, supermercados, cines, bibliotecas o ferreterías. Es muy curioso: casi todos, menos nosotros, los centros “educativos”. ¿Por qué será? Pues la razón es bien sencilla, porque el Estado y sus Comunidades son insolventes con la educación, no hay mucho que discurrir.

 

En centros educativos, una política constructora para "salir del paso" no genera más que chapuzas estructurales y enfermedades nerviosas. Acústica, luz y amplitud son determinantes. Así como aislamientos y temperatura. O se cree en la utilidad de la educación o nos dedicamos a otra cosa. Un país relativamente pequeño como España [1] no puede permitirse el lujo de ser organizativamente mediocre. Sólo podemos competir con los países líderes invirtiendo más y mejor en educación, y por supuesto en sus instalaciones. A no ser que prefiramos mantenernos para siempre en un país con estatuto de colonia perpetua de los emprendedores. Esto ya lo saben hace mucho  tiempo en Suecia, Noruega, Finlandia, Islandia, Dinamarca, Suiza, Austria, Países Bajos, Bélgica... ¿Por qué nos superan en renta per cápita sin tener playas con sol ni 50 millones de turistas anuales? Una educación bien gestionada es la mejor inversión económica. Pero España no ha llegado todavía a esa lección.

 

Escribíamos cosas así un grupo de profes del IES Dr. Balmis, en un trabajo reconocido con 30 horas por el CEFIRE de Alicante. Fue en 2007, antes de “la crisis”, cuando se publicitaba que España era “la octava potencia [2] económica del planeta y acababa de construir en años anteriores más viviendas o urbanizaciones que Alemania, Inglaterra y Francia juntas.

 

No basta con que el gobierno de turno quiera hacer una reforma. Debería sentirse esta necesidad en los Ayuntamientos, en las Empresas, en las Federaciones de Vecinos, en las Comisiones de Fiestas, en los Barrios, en las Asociaciones de Padres, en los Medios de Comunicación, en las ONG, en las Fundaciones, en los Clubes Deportivos, en las Iglesias… La percepción elitista de que es saludable un porcentaje de analfabetos en cada país y que no debemos esmerarnos mucho en suburbios, además de inconstitucional, es económicamente catastrófica, pues después hay que gastarlo con creces en accidentes de carretera, clínicas antidroga, limpieza de calles, seguros de vida o de hogar contra robos, policías y cárceles. “La ideología de cualquier institución está en sus presupuestos económicos”, viene repitiendo ahora el nuevo ministro de Educación, Ángel Gabilondo Pujol, ex Catedrático de Metafísica (UAM). “Entiende la filosofía como forma de vida”, explicita el portal del MEC.

 

PROPUESTAAire acondicionado, ya, en todos los centros educativos del Estado. Aislamientos térmicos paralelos, para no despilfarrar energía.

 

 

 

[1] El 78,36% de los 6.352 millones de seres humanos que había en 2005 vivían en 28 países más poblados que España. Ver Informe sobre el desarrollo mundial 2006, emitido por Banco Mundial y elaborado en Anuario EL PAÍS 2007, pág. 50 (los datos del Banco Mundial están referidos al año 2005).

 

[2] En este orden: EEUU (28,03% de la riqueza mundial), JAPÓN (10,78%), ALEMANIA (6,16%), CHINA (4,89%), REINO UNIDO (4,89%), FRANCIA (4,71%), ITALIA (3,73%), ESPAÑA (2,38%), cuyo PNB acaba de superar al de CANADÁ (2,27%). Tomado del Informe sobre el desarrollo mundial 2006, emitido por Banco Mundial y elaborado en Anuario EL PAÍS 2007, pág. 52 (los datos del Banco Mundial están referidos al año 2005).

Ver http://siteresources.worldbank.org/INTWDR2006/Resources/477383-1127230817535/0821364146.pdf.

 
 

 

8. ACABAR CON LA IMPROVISACIÓN LEGISLATIVA

 

REFLEXIONESLos legisladores estatales y autonómicos ordenan novedades para los centros en cualquier fecha y lugar, sea mayo, junio, julio, agosto o septiembre, con la pretensión de vigencia automática. En Educación, esto es sencillamente una solemne falta de rigor. Debería convenirse un período anual inmune a novedades legislativas o normativas sobre Educación. O retrasar la vigencia, que, hablando de centros escolares, podría referirse al 1 de septiembre ó 1 de octubre del año siguiente al de publicación. Con esto se obligaría a los legisladores a ser más previsores.

 

Desde el 1 de mayo hasta el 1 de octubre, los centros ya tienen bastante con recapitular el curso que acaba y organizar el siguiente. Pero ahora suele ocurrir al revés: casi todas las novedades reglamentarias, orden de inicio incluida, se prescriben en ese justo período. Incluso se solicitan informes de los centros “para esta semana próxima”. No hay que repetir que, con estas formas de trabajar, nunca saldremos de la vulgaridad. Esto no es un Servicio de Urgencias.

 

PROPUESTADesprestigiar y rechazar cualquier IMPROVISACIÓN vinculante a partir del 1 de mayo. En especial, las referidas a los núcleos de organización: currículo (materias a impartir), grupos de alumnos y las que cada Claustro de profesores (mediadores imprescindibles), considere PRECIPITADAS. Lo ideal es que cada proceso novedoso termine el 31 de diciembre anterior al comienzo de cada curso. En Educación, siempre que hay urgencias, ha fallado algo.

 
Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© PEDRO MENDOZA GONZALO