www.pedromendoza.com
www.pedromendoza.com
www.pedromendoza.com

Psicología, Sumario

 

 

  • Archivo PDF original íntegro: Psicología.
  • Indicaciones para imprimir archivos originales.
  • Psicología: 5 temas básicos
Psicología
Psicología.pdf
Documento Adobe Acrobat [64.1 KB]

 

Para imprimir los archivos originales  en din-A4, seguir estos pasos:

 

  1. Clic con botón derecho del ratón en el icono de archivo PDF
  2. Clic con botón izquierdo del ratón en “Guardar enlace como
  3. Elegir ubicación del archivo en tu propio PC
  4. Clic con botón izquierdo del ratón en “Guardar
  5. Clic con botón izquierdo del ratón en flecha (barra de abajo)
  6. Clic con botón izquierdo del ratón en “Mostrar en carpeta (una de las opciones)
  7. Doble clic izquierdo para abrir archivo ya ubicado (con Adobe Acrobat)
  8. Elegir página(s)  a imprimir, o, en su caso, el archivo entero.

________________________________________________________________________________________________________

Psicología

Autor: Pedro Mendoza, psicopedagogo titular de IES

_____________________________________________________________________________

 

ÍNDICE y páginas

 

1TENER PERSONALIDAD, p1

            Personalidad: responsabilidad y constancia

            Entorno familiar: ¿autonomía o dependencia?

 

2¿QUIERO SER INTELIGENTE?, p3

            Inteligencia emocional, saber vivir y convivir

            Control de nuestras emociones

Comprender las emociones de otros (empatía)

Relaciones sociales, conflictos y emociones

 

3EL SENTIDO DEL ESFUERZO, p6

Pesimismo y Optimismo

        Necesitamos los dos estados de ánimo

 

4NUESTRO CUERPO, ¿AMIGO O ENEMIGO?, p7

He nacido y tengo derecho a existir

         Nuestro cuerpo, ¿es amigo o enemigo?

 

5CÓMO DESARROLLAR LA AUTOESTIMA, p9

            La ESTIMA MUTUA, fuente de autoestima

            La BUENA CONCIENCIA, fuente de autoestima

________________________________________________________________________________________________________

 

 

1TENER PERSONALIDAD

 

PERSONALIDAD es la esencia o identidad de una persona. Cuando decimos de alguien que “tiene personalidad”, queremos significar que tiene una identidad bien definida: enérgica, motivada, libre, no acomplejada, que sabe lo que quiere, a pesar de la presión social que le rodea.

 

PRESIÓN SOCIAL es la fuerza o influencia que ejerce la sociedad sobre nuestra personalidad o forma de ser. La sociedad es el ambiente en el que nos movemos: la familia, los amigos, el IES, la discoteca, las modas, las leyes, las costumbres, la TV, el entorno, los visitantes, los turistas, el nivel económico y muchos otros factores heredados o concomitantes.

 

 

PERSONALIDAD:

RESPONSABILIDAD Y CONSTANCIA

 

 

La RESPONSABILIDAD es una característica importante de la PERSONALIDAD. Cuando nos hacemos responsables de algo, reafirmamos nuestra personalidad, nos hacemos más maduros. Cuando no tenemos responsabilidades, nos vamos haciendo más infantiles. Por ejemplo, si un/a  adolescente no tiene responsabilidades en casa, se le trata como a un niño. Pero cuando los mayores pueden confiar en nosotros, dejan de tratarnos como niños.

 

RESPONSABILIDAD no sólo es llevar dinero a casa o aprobar los estudios, también hay muchos otros ejemplos: cuidar de los hermanos pequeños, cerrar bien el butano, apagar las luces, no molestar con mis músicas, no exigir siempre mi programa favorito, ir a comprar, ir a tirar la basura, poner la mesa, recoger la mesa, fregar los platos, hacer las camas, limpiar el polvo, barrer el suelo, ordenar tu habitación, levantarte tú solo/a  a tu hora, no pagar con tus hermanos o con tus padres los nervios de los exámenes, volver a casa a la hora convenida o llamar por teléfono, hacer lo que prometes...

 

La gente que tiene por costumbre hacer algo distinto de lo que promete, es inmadura. Y en el campo laboral, malos profesionales.

 

CONSTANCIA. No somos instantáneos, necesitamos desplazarnos, descansar, alimentarnos, leer despacio, analizar, etc. Es decir, la realidad tiene resistencias que debemos vencer. Quienes piensan que las cosas son fáciles y rápidas, es que no han trabajado todavía, tienen poca experiencia.

 

Para trabajar bien (y para vivir mejor), necesitamos paciencia, paz interior, no ponernos nerviosos gratuitamente, trabajo constante para conseguir objetivos en la vida. Los éxitos son momentos breves, y se consiguen con constancia y esfuerzo.

 

La civilización óptica en la que vivimos (TV, pantallas, imágenes) nos da a veces la impresión de que las cosas se consiguen rápidamente, pero no es así, pues todo se consigue con esfuerzo. Y si hay algo agradable que nos sucede sin esfuerzo, es una casualidad y nunca podremos presumir de que sea mérito nuestro.

 

La CONSTANCIA es saber trabajar mucho tiempo por un mismo objetivo, incluso sin recompensas inmediatas. Por ejemplo, es constante un estudiante incluso sin recibir salario o regalos. La gente que ha conseguido algo difícil, suele ser constante.

 

De niños somos más inconstantes, necesitamos continuamente regalos, caricias y alabanzas: “mira, mamá lo que hago”... Necesitamos llamar la atención, que nos miren, que se fijen en nosotros, que nos aplaudan. Pero de mayores, ya no necesitamos tanto las recompensas inmediatas; simplemente, sabemos por qué hacemos una cosa y la llevamos a cabo.

 

 

 

 

ENTORNO FAMILIAR:

¿AUTONOMÍA O DEPENDENCIA?

 

       No nos piden permiso para nacer. Tampoco para morir. No hemos elegido nuestra familia, nuestro país, nuestro idioma, nivel económico, código genético... Tampoco nuestro físico, nuestro pelo, nuestros ojos, nuestra estatura. ¿Qué querrá decir todo esto? Que no somos totalmente libres, que tenemos una libertad condicionada. No podemos afirmar que somos esclavos en todo (eso sería muy cómodo), pero tampoco podemos asegurar que somos protagonistas en todo. Yo soy yo y mi circunstancia” (Ortega y Gasset, filósofo español, 1883-1955).

 

       Un buen profesional conoce sus propias cualidades y también sus propias limitaciones. Nuestra familia es nuestro origen, pero no necesariamente nuestro destino. Cuanto antes seamos autónomos, nos hacemos más maduros y menos infantiles. Esto es perfectamente compatible con el amor a la familia. Es más, cuanto menos dependientes seamos de la familia, mejor podremos amarla y ayudarla, nuestro horizonte será menos estrecho y más madura nuestra personalidad.

 

El mundo no se reduce a nuestra familia. Desde el 12 de octubre de 1999, la ONU reconoce que el planeta tiene más de 6.000 millones de seres humanos: todos necesitamos amigos, amor, nivel económico y atenciones.

 

 

 

 

2¿QUIERO SER INTELIGENTE?

 

            El concepto INTELIGENCIA EMOCIONAL es relativamente reciente. Hasta hace poco, se hacían test (pruebas) de inteligencia académica, dándole a ésta más importancia de la que tenía. Se ha visto que mucha gente con buena trayectoria académica fracasaba más tarde en la vida: les iba mal en su pareja, en su trabajo, en sus relaciones sociales, etc. Sin embargo, otros muchos antiguos alumnos con malas notas triunfaban en diversos campos vitales.

 

            Esto llevó a varios investigadores a preguntarse cuál era realmente el secreto. ¿Cuál sería el tipo de inteligencia que necesitamos para ser felices? Los mismos triunfadores nos están dando las respuestas: TRIUNFAR ES SER SÍ MISMO, no copiar las modas inconscientemente, sino regirse por los propios deseos y habilidades, sin necesidad de agredir a los demás. En una palabra, triunfar es SER LIBRE Y FELIZ según nuestras propias posibilidades.

 

 

INTELIGENCIA EMOCIONAL, SABER VIVIR Y CONVIVIR

 

Una empresa de fotocopias en Alicante exhibe un cartel en letras grandes que dice:

 

 

UN BUEN PROFESIONAL DEBE:

 

1.-     Conocer su trabajo.

2.-     Saber encontrar soluciones y ser activo.

3.-     Ofrecer ayuda y simpatía.

4.-     Tener educación y cortesía.

5.-     Trabajar en equipo y con compañerismo.

 

 

 

“La idea de que existe una inteligencia grupal procede de Robert Sternberg, un psicólogo de Yale... Si bien un grupo no puede ser “más inteligente“ que la suma total de los talentos de los individuos que lo componen, sí que puede, en cambio, ser más estúpido en el caso de que su dinámica interna no potencie los talentos de los implicados... El ruido emocional y social —el ruido provocado por el miedo, la ira, la rivalidad o el resentimiento— disminuye el rendimiento del grupo, mientras que la armonía, en cambio, permite que un grupo saque el máximo provecho posible de las aptitudes de su miembros más talentosos y creativos”

 

—Daniel GOLEMAN (1997), Inteligencia emocional. Barcelona: Kairós, pp 257-258.

 

 

 

Copiamos aquí frases textuales del famoso libro de Daniel GOLEMAN. Tiene 523 páginas en la versión española citada. Este autor, además de psicólogo, ha sido redactor científico del New York Times y profesor en Harvard (USA).

 

 

  —(Página 9): “Cualquiera puede enfadarse, eso es algo muy sencillo. Pero enfadarse con la persona adecuada, en el grado exacto, en el momento oportuno, con el propósito justo y de modo correcto, eso, ciertamente, no resulta tan sencillo” (Aristóteles).

 

 

   —(29): “Todos nosotros tenemos dos mentes, una mente que piensa y otra mente que siente, y estas dos formas fundamentales de conocimiento interactúan..., pero cuando aparecen las pasiones, el equilibrio se rompe y la mente emocional desborda y secuestra a la mente racional”.

 

  —(337): “Los problemas de relación, tanto con los padres como con los compañeros, constituyen el detonante más frecuente de la depresión entre los adolescentes... Las causas de la depresión juvenil serían dos deficiencias emocionales fundamentales: la capacidad de relacionarse y la forma de interpretar los contratiempos de la vida”.

 

CONTROL DE NUESTRAS EMOCIONES

 

El aprendizaje emocional va fortaleciendo ciertas vías cerebrales y consolida así determinados hábitos neuronales para aplicarlos en los momentos difíciles y frustrantes. Los alumnos deben transformar los momentos de crisis personal en lecciones de competencia emocional (Goleman, pp 405 y 430).

 

Para controlar nuestras habilidades sociales y nuestra competencia profesional, hay que tener claro el cuadro básico de nuestras emociones. Nos interesa mucho reconocer nuestras emociones y vivencias. Y sobre todo, comprender las causas de nuestros sentimientos.

 

 

Para ser menos desgraciados y más felices, necesitamos tolerancia a la frustración y saber manejar nuestros impulsos de ira. Así tendremos menos agresiones, menos peleas, menos disgustos. Así seremos menos autodestructivos y más positivos. Controlaremos mejor el estrés y tendremos menor sensación de soledad, menor aislamiento y menor ansiedad. El control de nuestras emociones nos dará mayor capacidad de concentración, mayor eficacia en cualquier aspecto de la vida, mayor profesionalidad.

 

 

COMPRENDER LAS EMOCIONES DE OTROS (empatía)

 

Para ser un buen profesional, un buen compañero o un buen vecino, es muy importante entender los sentimientos de los demás. Hay que saber escuchar sin tener prisa en contestar. Una buena comprensión de las emociones ajenas puede mejorar nuestras relaciones, nuestras amistades y nuestro sentido de la vida.

 

Esto puede notarse en varios campos, evitar los conflictos o reconducirlos con más inteligencia y mejores resultados. Entonces, el conflicto, que es constitutivo de la convivencia (pues todos somos diferentes y tenemos deseos distintos), será reciclado como avance y no como fracaso, se convertirá en una lección más para los afectados.

 

 

RELACIONES SOCIALES, CONFLICTOS Y EMOCIONES

 

            Una buena comprensión de las emociones de quienes me rodean mejora mi capacidad para RESOLVER CONFLICTOS y negociar DESACUERDOS. El recurso sistemático a las peleas o a la guerra implica de hecho un cierto analfabetismo emocional.

 

Cuanto más civilizado es un grupo o un país, mayor capacidad de negociación desarrolla, sin necesidad de ir continuamente a la guerra. Lo mismo ocurre con nuestros grupos o bandas urbanas, que por algo son también llamadas tribus. Esta comprensión también aporta mayor POPULARIDAD y SOCIABILIDAD, mayor aceptación por parte de los demás.

 

Los auténticos líderes (culturales, políticos, sindicales, religiosos) desarrollan mucho esta capacidad de EMPATÍA y sintonizan con grandes masas sociales. No se asustan de las diferencias y siempre intentan por su parte hablar o trabajar como gente civilizada. Una de las grandes señales de desarrollo es la cualidad de respetar las diferencias sin insultarse o agredirse. Esto no quiere decir ser complaciente con las injusticias, sino con los derechos.

 

En resumen, esta empatía nos da mayor capacidad para ser CONSCIENTES, LIBRES y SOLIDARIOS. Los científicos no se han puesto todavía de acuerdo en una CLASIFICACIÓN COMÚN DE LAS EMOCIONES. Enumeramos las que suelen considerarse básicas:

  • (Relacionadas con el dolor): IRA, TRISTEZA, MIEDO, AVERSIÓN, VERGÜENZA.
  •  (Relacionadas con el placer): ALEGRÍA, AMOR.
  •  (Relacionadas con la ansiedad): SORPRESA.

3EL SENTIDO DEL ESFUERZO

 

 

1) Pesimismo y Optimismo

 

Nadie te puede decir cuál es el sentido de tu vida. Pero sí te pueden sugerir razones para seguir viviendo con ilusión y con esfuerzo. Cuando estamos tristes, cansados, deprimidos –y nos sentimos solos–, es conveniente echar manos de la inteligencia y la experiencia.

 

En momentos de crisis aguda, es mejor no tomar grandes decisiones. En esos momentos, es preferible descansar, relajarse, dormir bien, comer bien, pasear o hacer deporte, salir de sí mismos, entrar en relación con otras personas. Sobre todo, no conviene aislarse demasiado, porque un aislamiento excesivo puede aumentar la depresión.

 

 

En todo caso, ningún problema es fácil de solucionar, se necesita esfuerzo y constancia. Las cosas no son tan sencillas como parecen a primera vista. Si un problema fuera fácil de solucionar, no sería un “problema”. Por eso, una dificultad siempre es un obstáculo a vencer. Y para ello, necesitaremos una FINALIDAD (sentido) y una firme DECISIÓN (voluntad y esfuerzo). Es decir, ENERGÍA VITAL para seguir adelante.

 

 

Ser PESIMISTA es el hábito de ver el lado difícil o desagradable de las cosas. Ser OPTIMISTA es el hábito de ver el lado fácil o agradable.

 

Cuando estamos pesimistas, empalmamos con nuestras experiencias dolorosas pasadas, con el polo negativo de nuestra personalidad, con los malos recuerdos, los fracasos o los errores amargos. Cuando estamos optimistas, conectamos con el polo positivo de nuestra vida, los recuerdos agradables, los éxitos, la belleza, el amor, la alegría y la ilusión por vivir.

 

 

 

2) Necesitamos los dos estados de ánimo

 

Normalmente, estos dos estados de ánimo se alternan, es decir, nadie está siempre optimista o siempre pesimista, sino que estamos optimistas algunos días y pesimistas otras veces. Cuando una persona está pesimista muchas veces, decimos que ES triste (deprimida, oscura). Y si aparece optimista muchas veces, que ES alegre (animada, emprendedora), etc.

 

Para vivir conscientemente, necesitamos los dos estados de ánimo, pero hay que llevar cuidado de no dejarse arrastrar por ninguno de los dos. Una persona que viera un solo lado de la realidad, estaría equivocada y cometería muchos errores, vería el mundo desde un solo punto de vista. La realidad es dialéctica, es decir, alegría y tristeza, placer y dolor, belleza y fealdad, amor y odio, día y noche, calor y frío, luz y oscuridad. Y dentro de estos dos polos extremos, estados intermedios o mezclados. Las cosas pueden ser no sólo negras o blancas, también pueden ser grises.

 

En conclusión, necesitamos aprender lo que nos pasa para ser conscientes y libres dentro de una realidad dialéctica o compleja (complicada). Una alta autoestima es importante para los jóvenes. Generalmente y en cualquier persona, es pernicioso el estado derrotista prolongado. Pero sobre todo, en los jóvenes. Hay que salir pronto de ese estado, quedan muchas cosas por hacer en este mundo que no nos gusta (al menos en ciertos aspectos).

 

 

 

4Nuestro cuerpo, ¿AMIGO O ENEMIGO?

 

 

1) He nacido y tengo derecho a existir

 

         Hemos nacido y tenemos derecho a existir. Merecemos ser felices. No estamos aquí para sufrir, aunque suframos muchas veces de hecho. Tenemos derecho a existir y a buscar la felicidad.

 

         ‑‑“A menudo, queremos que los demás nos presten su atención a fin de sentirnos más felices. Pero conviene que lo hagamos por nuestra cuenta. Es importante comprender que nadie puede asumir la responsabilidad de su felicidad, ni usted la de los demás. Esto le liberará a usted y a otras personas (Patricia CLEGHORN, páginas 26-27, ver abajo).

 

 ‑‑Patricia Cleghorn (1997): Cómo desarrollar la autoestima. Barcelona: Robin Book.

(Las citas textuales se refieren a este libro. Los  títulos, negritas y subrayados son adaptados).

 

         ‑‑“Hacer lo que es bueno para usted y darse alegría le hace en realidad menos dependiente y menos exigente. Mantenerse feliz siempre que se pueda no le vuelve a uno menos generoso, compasivo y amable con los demás. Más bien, todo lo contrario, resulta mucho más agradable estar con usted. En resumen, si hago lo que es realmente bueno para mí, los demás se benefician (pp 27-28).

 

 

 

2) Nuestro cuerpo,

   ¿es amigo o enemigo?

 

         ‑‑“Mucha gente cree que su cuerpo no es atractivo... Sin embargo, lo que usted piensa sobre ello y cómo se percibe a sí mismo (su imagen interior) juega un papel importante en cómo le perciben los demás (pp 185-186).

 

 

         ‑‑”Cuanto más se concentre en una cosa, más se agiganta ésta. Así que no enfatice sus defectos. Trate a su cuerpo como a un amigo al que quiere amar y apoyar. Casi todos los comportamientos compulsivos afectan negativamente a nuestro cuerpo (pág. 187).

 

 

         ‑‑“Durante todo el tiempo de enfermedad, cuide su cuerpo; detrás de muchos resfriados y gripes reside el agotamiento que os hace más vulnerables a ellos... Lo que necesitamos para mantenernos bien: el descanso, la relajación, una actitud positiva, la comida, el ejercicio, el compañerismo y el trabajo que nos sienta mejor (pág 190).

 

 

         ‑‑“Para las mujeres, la menstruación puede ser difícil o incluso dolorosa a nivel físico, mental y emocional. Usted puede tener síntomas incómodos antes y durante la menstruación, como un malestar físico, retención de líquidos, calambres y dolor de cabeza. Puede tener pensamientos que golpean constantemente su cabeza, emociones reprimidas, una sensación de estar fuera de control. Ser consciente de todo esto los días anteriores al período, así como tratarse bien a sí misma durante el resto del mes, puede serle de gran ayuda. Tome la comida, la bebida y haga la relajación que sean mejores para usted. Recuerde, sus necesidades individuales pueden ser muy diferentes de las de otra mujer” (pp 192-193).

 

         ‑‑“Los pensamientos con un bajo nivel de autoestima y el estrés son destructivos para la energía (pág 194).

‑‑Patricia CLEGHORN (1997): Cómo desarrollar la autoestima. Barcelona: Robin Book.

 

 

 

5CÓMO DESARROLLAR LA AUTOESTIMA

 

 

 La ESTIMA MUTUA, fuente de autoestima

 

         —“Cuando usted tiene pensamientos agradables y armoniosos hacia otras personas o sobre sí mismo, se siente agradable y armonioso. Pero cuando emite pensamientos de odio y resentimiento, usted es el único que se ve más afectado... Hay gente que no actúa con armonía y benevolencia, que, a pesar de enviarles pensamientos provechosos, continuarán yendo a la suya. Debe dejarlos así, y seguir con su propia vida. Afortunadamente, si envía pensamientos armoniosos y de buena voluntad a los otros, hay una tendencia a que sean correspondidos” (Patricia CLEGHORN, pág 46).

 

         —“El primer paso que debe dar un joven es dejar de culpar a los demás, padres, profesores, amigos o el Gobierno. Aunque le parezca que no le han sido de ayuda, probablemente lo han hecho lo mejor que han podido” (pág. 163).

 

         --“Muchos jóvenes tienen UNA ESTIMACIÓN MUY BAJA DE LA PROPIA VALÍA, una falta de expectativas y el deseo de escapar a los sentimientos que tienen en ese momento; y lo reemplazan con un colocón”...  (pp 164-165).

 

 

 

 La BUENA CONCIENCIA, fuente de autoestima

 

UNA BUENA CONCIENCIA DE SÍ MISMO es la fuente más consistente de autoestima. No tenemos que estar continuamente dependiendo de la opinión de los demás. Si nosotros actuamos mal, aunque los demás no nos lo digan, sabemos que nos estamos desviando. Y viceversa, es una señal de inmadurez creerse buenos porque los demás nos digan que somos buenos.

 

 

Esto no quiere decir que debamos despreciar las opiniones de la gente que nos rodea. Pero sí significa que, además de las opiniones de otros, está sobre todo nuestra propia conciencia. Hay que distinguir entre errores TÉCNICOS y errores ÉTICOS. Los errores técnicos son independientes de la buena voluntad. Todos los seres humanos nos equivocamos muchas veces en la vida: somos limitados, calculamos mal, ignoramos muchas cosas, somos imprudentes a veces.

 

 

Pero los errores ÉTICOS sí tienen que ver con la buena voluntad. Es decir, hacemos mal a otros o a la naturaleza y nos damos cuenta de que lo hacemos mal. Cuando esto ocurre, nuestra autoestima comienza a descender. Lo importante para nuestra autoestima es que cometamos los menos errores posibles, tanto técnicos como éticos.

 

 

         —“Construir su autoestima es algo que debe hacer por sí mismo. Nadie más lo puede hacer por usted. Cuando nos culpamos de la desgracia de otra persona, caemos entonces en la trampa del sentimiento de culpabilidad. Esto no ayuda ni a los demás ni a nosotros... Ya debería haber aprendido que sólo usted es responsable de si es feliz o no en su vida o puede seguir creyendo que alguien debería hacerle feliz. Aunque siempre es mejor que nos demos todo el apoyo mutuo que podamos, sin embargo, a medida que llegamos a la edad adulta, cada uno es responsable de sí mismo (página 166).

‑‑Patricia Cleghorn (1997): Cómo desarrollar la autoestima. Barcelona: Robin Book.

(Las citas textuales se refieren a este libro. Los  títulos, negritas y subrayados son adaptados de Pedro Mendoza).

 

 

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© PEDRO MENDOZA GONZALO